Ayuda a restaurar las tierras degradadas y deforestadas del Mediterráneo y a luchar contra el cambio climático.

Por 1€ que donas, ayudas a restaurar 1m²




Tu donativo ayudará a restaurar 12 áreas prioritarias, incendiadas o desertificadas, desde la Reserva de la Biosfera de la UNESCO, cerca de Málaga, hasta la isla Sainte-Marguerite, frente a la ciudad de Cannes, en Francia. Con tu donativo devuelves la vida a la naturaleza y proteges el clima.

Estamos creando el Cinturón Verde Mediterráneo, una importante iniciativa para restaurar las tierras degradadas y deforestadas del Mediterráneo, una de las regiones del mundo que más sufre por el cambio climático.Ya hemos restaurado 60.000 hectáreas y plantado más de 47 millones de árboles.
Leer más

LA ONU LLAMA A RESTAURAR LAS TIERRAS DEGRADADAS PARA AYUDAR A SALVAR EL CLIMA

El Cinturón Verde Mediterráneo responde a la llamada de la ONU para restaurar 350 millones de hectáreas de tierras degradadas y deforestadas – 7 veces España – para 2030. Es una acción sin precedente para restaurar la naturaleza y frenar el cambio climático, la principal amenaza para nuestro bienestar y el de las generaciones futuras. La acción de cada uno es importante para proteger la naturaleza y el clima.




Restaurar las tierras degradadas y deforestadas del Mediterráneo es crear un espacio de vida para la naturaleza. Un espacio de vida que también protege el nuestro por todos los recursos que el Mediterráneo nos proporciona.

Restaurar es restablecer la integridad ecológica de las tierras degradadas y deforestadas con las plantas, animales y microorganismos que forman la riqueza de los ecosistemas. Donde hay cuencas, la restauración mejora la calidad y cantidad de agua que llega a nuestras ciudades.

La restauración toma diferentes formas: rehabilitar el suelo, plantar, mantener los árboles, proteger los brotes nacidos de la regeneración natural, prever medidas contra incendio (creando franjas sin árboles y caminos con zanjas), hacer tratamientos selvícola para mantener la calidad de los bosques, crear corredores ecológicos para el desplazamiento de las especies.

Para calificarse como bosque, el terreno debe tener más de 0,5 hectáreas (5.000 m²) con árboles de más de 5 metros (o árboles capaces de alcanzar esta altura) que cubren más del 10% del terreno.

Las restauraciones se calculan por hectárea (10.000 m²). El coste de las restauraciones varía según la condición del terreno, la accesibilidad y las técnicas utilizadas (trabajo hecho a mano o mecanización).

Las restauraciones se pueden realizar durante todo el año. Sin embargo, la plantación se realiza en general desde principios de otoño hasta principios de primavera, aprovechando las lluvias y las bajas temperaturas para asegurar el crecimiento de los árboles jóvenes y protegerlos del estrés hídrico.

La absorción del CO2 (dióxido de carbono) se realiza por el suelo, el subsuelo y la vegetación (árboles y arbustos). La absorción es más alta en las regiones húmedas y más baja en las regiones secas como el Mediterráneo. Sin embargo, la restauración es urgente en las regiones secas debido a los incendios y el impacto del cambio climático en el suelo y la vegetación.

Al responder a la llamada de las Naciones Unidas, participas en una acción global para proteger la naturaleza y el clima.